Patinetes contra e-bikes, lo que necesitas saber

A medida que las calles atascadas y la terrible contaminación del aire se convierten en una preocupación cada vez mayor para las ciudades, todos estamos continuamente buscando soluciones. Alejarse de la infraestructura centrada en el automóvil es una necesidad y muchas urbes están creando más carriles para bicicletas y zonas de cero emisiones, mientras que también buscan el transporte público y los vehículos eléctricos personales para llenar el vacío.

Por lo tanto, no es sorprendente que la micromovilidad – vehículos personales muy ligeros y eléctricos – esté creciendo más rápido que el transporte público. Pero, ¿cuál de los tipos de micromovilidad más populares es el mejor para ti: los patinetes eléctricos o las bicicletas eléctricas?

Ambos son geniales, y cada uno puede transformar tu forma de viajar y moverte por la ciudad. Sin embargo, cada una tiene sus propias ventajas, dependiendo de tus necesidades y preferencias individuales…

Los patinetes eléctricos son una forma cómoda y sin sudor de llegar a tu destino…

Los patinetes eléctricos se fabricaron para distancias más cortas y para recorrer las calles de la ciudad (para saber más acerca de los beneficios, puedes ver nuestra entrada 3 Razones por las que los patinetes eléctricos son tan populares). Con un alcance de entre 15 y 30 Km, los patinetes van de la mano con los desplazamientos y son perfectos para llevarte desde tu puerta hasta el transporte público y viceversa.

Superligeros y portátiles, los e-patinetes son mucho más fáciles de transportar en el transporte público o en la oficina que las bicicletas, ya que su factor de forma compacto ocupa menos espacio. Su sencillo armazón, compuesto por una tabla, un tubo con manillar y pequeñas ruedas, hace que el almacenamiento sea muy sencillo en comparación con la bicicleta electrónica más plegable.

El hecho de poder transportar los patinetes eléctricos a cualquier lugar significa que también se pueden almacenar en el interior. Esta es una ventaja particular de los patinetes en propiedad que elimina la necesidad de preocuparse por el vandalismo o por el robo, algo que los propietarios de bicicletas siempre deben tener en mente. Para más información sobre las ventajas de los patinetes, lee nuestro post ¿Es mejor alquilar o comprar un scooter eléctrico?.

Sin embargo, la conveniencia de los patinetes eléctricos no sólo radica en su fácil uso y portabilidad, sino también en su inversión inicial. Incluso los patinetes de alta gama, los más caros, del mercado son significativamente más baratos que la bicicleta eléctrica promedio, algo que su cuenta bancaria agradecerá.

Aunque no hay necesidad de sudar metafóricamente por los riesgos potenciales de robo ni por los altos precios, también se puede disfrutar de un viaje literalmente sin sudor cuando se viaja en un patinete eléctrico. ¿No quieres ejercer ninguna energía? Bueno, no tienes que hacerlo cuando no hay que pedalear. Aparte de una patada para ponerlo en marcha, a partir de ahí, el scooter sólo necesita confiar en el motor para seguir moviéndose. La falta de pedaleo también puede facilitar a los que llevamos vestidos o faldas, ya que hace que el viaje sea mucho más cómodo.

No tener pedales simplifica el proceso para los nuevos conductores, haciendo la curva de aprendizaje mucho más corta que la de una bicicleta es sólo cuestión de pisar, arrancar con un pie, y dejar que el acelerador haga el trabajo por el resto del viaje.

Por último, los patinetes no sólo te permiten llevar una mayor variedad de ropa y aprender a conducir más rápido, sino que también ofrecen una forma de viajar sin problemas durante los períodos de mayor afluencia. Los cuadros y neumáticos más pequeños hacen que patinetes sean más fáciles de maniobrar que las bicicletas eléctricas, lo que significa que puedes esquivar a la gente, a otros vehículos y cambiar de carril si lo necesitas.

Las E-bikes son perfectas para viajes más largos y si te gusta mantenerte activo

Las bicicletas eléctricas también son excelentes para viajar al trabajo, especialmente cuando hay que recorrer distancias más largas, ya que el alcance de las bicicletas eléctricas supera con creces el de los e-patinetes. Con velocidades máximas asistidas de 25 km por hora, las bicicletas eléctricas son indiscutiblemente más rápidas que la mayoría de los patinetes eléctricos, aunque muchos países limitan aún más la velocidad máxima legal en las zonas urbanas, por lo que, en la práctica, la diferencia entre ambas puede no ser tan significativa.

Si bien los patinetes eléctricos funcionan mejor en las calles de las ciudades más tranquilas, hay muchas más opciones sobre dónde conducir la bicicleta eléctrica. Sus ruedas más anchas y grandes son mucho más tolerantes en superficies irregulares y pueden afrontar una mayor variedad de terrenos, por lo que las bicicletas eléctricas también son ideales para viajar fuera de la ciudad.

Incluso al pasar por baches y baches, tener un sillín puede hacer que el viaje sea más cómodo para paseos más largos, una ventaja sobre la mayoría de los e-patinetes, ya que normalmente no tienen asientos.

Aunque el hecho de sentarse ahorra algo de energía, las bicicletas eléctricas obviamente requieren más esfuerzo físico que los e-patinetes ya que no dependen completamente del motor. Sí, las bicicletas eléctricas tienen asistencia de pedaleo pero aun así hay que pedalear para mantenerlas en movimiento, lo cual es perfecto para aquellos que buscan una forma saludable de mantenerse en forma. Puede que no sea necesariamente un paseo sin sudor, pero comparado con la bicicleta tradicional, se requiere mucho menos esfuerzo.

¿Y qué pasa si tu batería se agota a mitad del viaje? No hay problema. El hecho de ser parcialmente alimentada por el pedal significa que incluso si la batería se agota, la bicicleta puede ser movida – aunque esto puede llegar a ser difícil ya que las e-bikes son mucho más pesadas y por lo tanto más engorrosas que los patinetes.

No hay duda de que los patinetes eléctricos han crecido en popularidad en los últimos años, pero tanto las bicicletas convencionales como las eléctricas han estado en las calles durante mucho más tiempo (las primeras verdaderas iteraciones, llamadas velocípedos o “sacudidores de huesos”, se inventaron en la década de 1860). Esto ha fomentado su amplia aceptación entre el público en general, así como la creación de más infraestructura pública, como aparcamientos para bicicletas y carriles bici específicos. Así que, aunque puede ser más difícil aparcar tu bicicleta en el interior, hay muchos lugares de aparcamiento en el exterior y las e-bikes pueden ir a cualquier lugar donde puedan ir las bicicletas tradicionales.

Al estar en la misma categoría legal que las bicicletas tradicionales debido a su asistencia de pedaleo, las bicicletas eléctricas pueden usar carriles para bicicletas y a menudo senderos públicos. Hay leyes menos estrictas en relación con las bicicletas eléctricas que con los patinetes, que son una tecnología más reciente y, por lo tanto, están restringidas por una legislación contradictoria en todo el mundo. Algunos países, estados y ciudades exigen a los usuarios de patinetes eléctricos que tengan licencias, cascos, registro y seguro para poder circular legalmente, mientras que por otro lado las bicicletas eléctricas permiten mucha más libertad ya que estos requisitos no se aplican.

Tanto los ciclistas como los peatones están más familiarizados con las bicicletas, ya que tienen más de 180 años, lo que podría traducirse en una mejor imagen de las bicicletas electrónicas ante el público. Como las bicicletas ya no son una novedad, hace tiempo que se han establecido reglamentos e infraestructuras para acomodarlas, lo que ha dado lugar a menos preocupaciones por la seguridad y la basura, quejas que han dominado la cobertura de la prensa sobre los patinetes eléctricos.

La actual falta de almacenaje de los patinetes limita lo que el usuario puede llevar, mientras que las bicicletas eléctricas pueden ser equipadas con una gama de dispositivos de almacenamiento como bolsas de sillín y cestas. Esto se debe en parte a que las bicicletas han existido durante más tiempo, y por lo tanto ha habido más tiempo para desarrollar accesorios para ellas. Puede que mientras hablamos se estén desarrollando más soluciones de almacenamiento para los patinetes eléctricos, pero, por ahora, transportar cosas en una bicicleta es mucho más fácil, aunque añada más peso a un viaje ya de por sí voluminoso.

Conclusión

Con los nuevos desarrollos tecnológicos y la amenaza inminente del cambio climático, existe una necesidad continuamente apremiante de cambiar la forma en que nos movemos en nuestras ciudades, y estas populares formas de micromovilidad podrían ofrecer parte de la solución.

Al leer este artículo, te estás educando sobre alternativas más ecológicas a los vehículos de combustible que no sólo transformarán tu forma de moverse, sino que potencialmente mejoran los niveles de contaminación del aire y la congestión vial a los que nuestras ciudades se han acostumbrado.

Si tienes que recorrer distancias más largas, quieres hacer ejercicio libre y tienes la intención de circular por algo más que calles urbanas lisas, entonces las bicicletas eléctricas son probablemente mejores para ti. La infraestructura ciclista ya existente también puede hacer que la planificación del viaje sea más sencilla.

Sin embargo, si buscas una forma fácil, sin sudor y más barata de ir de A a B en la ciudad y piensas recorrer distancias más cortas, entonces los e-patinetes son el camino a seguir, especialmente si el viaje multimodal forma parte esencial de tu recorrido.

Sea cual sea la opción que elijas, debes saber que con cada viaje estarás contribuyendo a un planeta más verde y limpio.

Deja un comentario