Reemplazando los cables de las bujías

Si quieres evitar quedarte atascado en el lado de la carretera, saber cómo diagnosticar y reparar los problemas de los cables de las bujías definitivamente vale la pena. Considerado un entrenamiento básico para cualquier mecánico de autos, sólo se necesita un ojo agudo y unas pocas herramientas manuales para hacer el trabajo.

Diagnóstico: Detección del problema

Fuente de la imagen

No puedes arreglar un problema que no sabes que existe, así que el primer paso para detectar un problema con los cables de las bujías depende de saber exactamente dónde buscar las pruebas. El cable es el sistema de transporte de energía del vehículo – entrega energía eléctrica del sistema de encendido del motor a la bujía. Cualquiera que haya tomado cursos simples de mecánica automotriz sabe que cuando esta entrega se interrumpe, el motor deja de funcionar de manera confiable. Notará una ralentización o fallo del motor áspero y errático, que proviene de una combustión incompleta. Si más de un cable de bujía falla, el motor simplemente morirá por completo.

Si el cable de la bujía que estás viendo ha sido arrancado de su bota – pero aún es seguro de usar – no necesariamente tienes que salir corriendo y comprar un nuevo juego de cables. Cualquier buen entrenamiento de técnico automotriz incluye estos pasos básicos para reparar el cable y hacer que tu vehículo funcione sin problemas una vez más:

Paso uno: Eliminar

Utilice un par de alicates de punta de aguja para quitar el clip de metal de la bujía. Luego, quite el otro extremo del cable de la bujía del distribuidor. A continuación, presione el cable de la bujía a través de la bota hasta que salga por el otro extremo.

Paso dos: Reparación

Ahora que tienes el cable a través de la bota, usa cortadores para pelar la goma un poco hacia atrás, dejando alrededor de una pulgada y media del material conductor negro expuesto. Luego, dobla ese pedazo de material negro expuesto a lo largo del cable de goma. Finalmente, desliza la pieza de metal sobre todo el cable y apriétala para cerrarlo. Ahora estás listo para deslizar toda la pieza de metal, con el cable de la bujía, de nuevo en el maletero.

Paso tres: Restaurar

Usando un poco de WD40, pon la bota de la bujía y presiona hacia abajo hasta que escuches un clic en su lugar. ¡Y eso es todo! El cable de la bujía funcionará como nuevo.

¿Prefiere un tutorial visual? Aquí hay un breve video que te mostrará lo simple que puede ser este trabajo de reparación:

Las instrucciones anteriores son sólo información general. El mantenimiento especializado del automóvil debe ser realizado siempre por profesionales con formación en automoción.

Deja un comentario