Cómo los concesionarios manejan los retiros de autos

Repercusiones de una retirada

En 2013, veintidós millones de vehículos fueron retirados del mercado. Los propietarios de Toyota fueron los más afectados – la compañía retiró la mayor cantidad de camiones y coches en comparación con cualquier otro fabricante. El más reciente desastre en curso es el de General Motors, que ya emitió retiros de seis millones de vehículos sólo en 2014. Aunque nos preocupan los reveses financieros que un llamado a revisión puede tener para los propietarios de automóviles (en particular los que no reciben vehículos de reemplazo), los profesionales que se dedican a carreras automotrices, como la venta y la fabricación de automóviles, también se ven muy afectados por estos eventos.

Cuando se produce una retirada, se suele aconsejar a los propietarios de automóviles que lleven su vehículo al concesionario donde lo compraron, ya que éste tiene un vínculo directo con el fabricante. El fabricante pagará entonces al concesionario para que repare los vehículos retirados. Aunque estos millones de reparaciones suenan costosas, los fabricantes terminan en realidad sufriendo más con el costo de su imagen pública manchada y las posibles demandas que pueden surgir del retiro del mercado.

¿Cómo maneja un concesionario un retiro del mercado?

Aquellos que han aprendido acerca de los retiros en la universidad de ventas de autos saben que son sólo otra parte de la vida cotidiana en un concesionario. Si el problema se puede arreglar, el concesionario hará que un técnico de servicio automotriz realice las reparaciones en el lugar y a cargo del fabricante. En algunos casos, el concesionario le dará al dueño del auto un vehículo temporal hasta que se completen las reparaciones.

En cuanto a las ventas de automóviles, un llamado a revisión puede afectar seriamente el negocio de un concesionario de automóviles específico (por ejemplo, un concesionario de Toyota), y también obligarlo a pasar un tiempo valioso arreglando los vehículos retirados que tiene en stock. En el caso de un concesionario de automóviles usados, existe la preocupación de que los automóviles retirados se intercambien o revendan sin haber recibido nunca las reparaciones necesarias. Cuando se trata de este problema, la base de datos del número de bastidor puede ayudar a resolver el misterio detrás del historial de seguridad de un automóvil. Los concesionarios de automóviles usados pueden usar el número de identificación del vehículo (VIN), que a menudo se encuentra en el tablero o en la matrícula del vehículo, para comprobar si hay retiros pendientes del año y el modelo del vehículo.

¿Alguna de las recientes retiradas de coches ha influido en su confianza en un fabricante de coches en particular?

Deja un comentario