Alicates

Portada » Ferretería » Herramientas » Alicates


Los alicates es una de las herramientas imprescindibles que no puede faltar en tu caja. Se trata de herramienta manual que sirve para sujetar piezas, cortar, moldear, soltar tuercas, etc. Están hechos de metal y en muchos casos llevan el mango aislado de goma o de plástico. Su utilidad la encontramos a la hora de meternos en montajes eléctricos. Si quieres ver más herramientas, visita: Herramientas.

Su principal función era coger objetos previamente calentados, estamos hablando de utensilios y productos de hierro. Este antecedente de tenazas se utilizaba ya desde 2000 a.C. Durante el tiempo se inventaron más tipos dependiendo de su función y necesidades de las profesiones.

Al día de hoy nos encontramos con más de 15 tipos de alicates. Su estructura principal está compuesta por las siguientes partes:

Partes de alicate

Cabeza

Es la parte del extremo que sirve de pinza, su forma depende del uso y así del tipo de los alicates.

En la parte de la cabeza encontramos con punta, y en algunos casos con boca dentada y zona cortante.

Articulación

La articulación de los alicates es muy importante ya que dependiendo de ella cambia el funcionamiento de la herramienta. Hay tres tipos de articulaciones que son:

Articulación superpuesta

Los brazos están sobrepuestos uno encima de otro sin ninguna mecanización.

Articulación Insertada

Los brazos están mecanizados hasta la mitad de la zona de la articulación y de esta forma encajan uno en el otro.

Articulación machihembrada

Un brazo lleva ranuras cuya función es empujar otro brazo. Esto supone una mayor resistencia al esfuerzo.

Mango con aislamiento

Gracias al aislamiento los alicates pueden ser usados a la hora de realizar proyectos con montaje eléctrico. Al día de hoy gracias a la ergonomía de la herramienta, encontramos alicates que nos caen como un guante y que hacen que el trabajo con ellos es más fácil y cómodo.

Tipos de alicates

Alicates universales

Pertenecen a la herramienta más conocida. Lo mejor de estos alicates es que lo podemos utilizar para una gran cantidad de proyectos. Su estructura es la que le permite tener tantas funciones y de ahí viene el nombre universal. La punta sujeta piezas unidas, dobla chapas, la boca dentada permite sujetar piezas circulares en algunos casos puede servir para aflojar las tuercas aunque no es muy recomendable porque al tener dientes lo que podemos hacer es redondear la tuerca. Por último la parte cortante nos sirve para cortar chapas o pelar los cables.

Alicates de boca plana

Tienen la boca plana, cuadrado y en comparación con los alicates universales es más alargada. Los mangos vienen más encorvados lo que nos supone ejercer menos fuerza para sujetar pequeñas piezas, doblarlas o doblar unos tipos de alambre y darle la forma deseada.

Alicates de punta redonda

Su boca está acabada en dos puntas cónicas lo que nos permite moldear alambres en forma de anillo o cadena. Junto con las alicates de boca plana tienen su lugar en el mundo de artesanía por ejemplo en la relojería o joyería cuyas cabezas ayudan a los artesanos a doblar  chapas y alambres en la forma deseada.

Cuando los alicates tienen pinzas curvadas se les llama alicates de cigueña y su uso encontrámos en la área de electromecámica. Ninguno de los dos tiene zona cortante por lo tanto se usan para sujetar o doblar piezas.

Alicates de corte

Su boca está formada por dos piezas afiladas para cortar cables, alambres o piezas metálicas.. Las cuchillas están hechas de acero templado para su mayor resistencia mecánica.

Alicates pelacables

Pertenecen al grupo de alicates de corte porque como esos están formados por dos cuchillas. Además están equipados con un tornillo para regular la distancia entre los dientes y así poder pelar distintos tipos de cables sin el riesgo de cortar la parte interior de cobre.

Alicates de presión/Pinzas de presión

Como el nombre propio dice estos alicates sirven para presionar y fijar piezas de metal o de otro material. Su estructura permite sujetar las piezas y bloquearse en la posición requerida y presionar la pieza igual por todos lados. Para soltar los brazos la pinza dispone de una tercera palanca.

Alicates ajustables

Para ajustar la distancia entre las dos pinzas nos sirve el tornillo de la articulación que  se puede mover y así poder trabajar con piezas de distintos tamaños con la misma herramienta.

Alicates extensibles/Alicates de pico de loro

Estos alicantes se usan mucho por los fontaneros ya que su pico permite aflojar tuercas de distintos tamaños o sujetar distintos tipos de tuberías. Gracias al tornillo móvil en la articulación podemos abrir o cerrar los mangos y así encontrar la posición adecuada.

Alicates de chapista

Son más pequeños que los alicates extensibles, también se pueden ajustar pero solamente en dos posiciones.

Alicates taladradores

Esta herramienta sirve para hacer agujeros de varios tamaños en el cuero, como cinturones, bolsos o zapatos, en el cartón o chapas finas.

 Alicates de crimpar/crimpadoras

Por su forma peculiar de la cabeza sirve para deformar piezas metálicas y así juntarlas. Esta función se utiliza más que nada a la hora de unir los cables con los conectores o zapatas.

Trabajo con alicates

Como hemos visto existen muchos tipos de alicates con muchas funciones que pueden variar según el tipo. A la hora de comprar los alicates nos fijamos en el material. Lo importante es que tenga una dureza superior y aislamiento homologado.

Si utilizamos nuestra herramienta muy a menudo o en algunos casos erróneamente, las propias pinzas pueden desgastarse de tal forma que la herramienta deja de cumplir su función. Ya hemos dicho que no es muy recomendable utilizar alicates para aflojar tuercas y tornillos ya que podemos amellar dientes de los alicates o la tuerca. Para aflojar es mejor utilizar todo tipo de llaves.

También ha de fijarse en el grosor y tipo del material a la hora de cortar con alicates, ya que puede ser más duro que nuestra herramienta y así evitar dañar los alicates.

Tampoco es recomendable golpear objetos con alicates, ni tampoco con los laterales ni usar la parte plana como martillo.

Cuando invertimos en una buena herramienta tenemos que cuidarla. Esto supone mantener los alicates limpios pero también engrasar las articulaciones de vez en cuando. Otra cosa importante es el almacenamiento de la herramienta la cuál no debería estar expuesta a una humedad excesiva ni tampoco suciedad y polvo.


[Total:2    Promedio:4.5/5]



Te puede interesar:

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidadtérminos del servicio de Google.

Deja un comentario